jueves, 20 de junio de 2013

Mi impresión sobre las manifestaciones de Brasil

Pese a que las manifestaciones se están viviendo desde fuera y dentro de Brasil como un movimiento en defensa de los derechos de las personas y por la mejora de los servicios públicos, la opinión de algunos de los que hemos ido los últimos días a las manifestaciones es bien diferente. Aquí tenéis algunas notas sobre porqué a muchos nos parece obvio que el movimiento está siendo manipulado y transformado por la derecha en algo bien diferente a lo que fue en su origen:

- Las manifestaciones empezaron el 6 de junio en São Paulo. Las primeras manifestaciones, con una afluencia moderada, fueron duramente criticado por la prensa, especialmente por la Rede Globo, el principal medio de comunicación de Brasil. En las manifestaciones de São Paulo se destacó especialmente el vandalismo de los manifestantes.

- Las primeras manifestaciones fueron convocadas por el MPL, Movimento Passe Livre. Se trata de un movimiento activo desde hace varios años que reclama la gratuidad total del transporte público. Se fundó en el 2005 en el seno del Foro Social Mundial de Porto Alegre y su participación en actos en contra del aumento del precio fue también muy activo en las protestas de hace un año en Río y Niterói.

- Aunque el MPL es un movimiento apartidario, algunos de sus miembros forman parte, a título individual, de algunos partidos políticos. En general, se trata de partidos minoritarios, de la izquierda alternativa al PT, tales como el PSOL, PSTU o PCB. En las primeras manifestaciones, la presencia de sus militantes, con banderas de sus agrupaciones, no provocó ningún problema.

- Las primeras protestas que hubo en Niterói, a las que pude asistir, la mayoría de las consignas eran por la bajada de los precios y por la gratuidad del transporte. Esto es importante porqué ahora mismo no es así.

- El lunes, en la gran manifestación de Río de Janeiro, la presencia de manifestantes aumentó considerablemente, pero el movimiento se estaba presentando como completamente diferente al que se inició unas semanas antes. Los manifestantes estaban totalmente divididos. Los militantes de los partidos políticos que asistían - partidos políticos muy minoritarios, sin ningún poder - empezaron a ser increpados por otros manifestantes. Se les exigía que escondiesen las banderas de los partidos y se les abucheaba e insultaba por ello. Una de las consignas más repetidas a partir de ahora empezó a ser "sin partidos". Los manifestantes empezaron a acudir a las protestas con banderas de Brasil y con la cara pintada con los colores de la bandera nacional. Las consignas sobre la bajada del precio del transporte han ido pasando a un segundo plano, en favor del himno nacional y de otras canciones de tipo nacionalista. El carácter de la protesta había cambiado por completo. Se trata de un movimiento totalmente nacionalista, desideologizadoanti-político, totalmente contrario y violento con los militantes de partidos. El movimiento está volviéndose totalmente irracional.



- Juntamente con este cambio en el contenido de la manifestación, la prensa - especialmente la Rede Globo -, el mismo medio de comunicación que en un primer momento criticó y tachó a los manifestantes de vándalos, ahora alaba totalmente las protestas. Los medios de comunicación destacan que son pacíficas, sin conflictos, sin confrontación. Y cuando se producen altercados, afirman insistentemente que estos son minoritarios. Al mismo tiempo, destacan que los manifestantes protestan por la corrupción y la situación de las políticas públicas. La gratuidad del transporte parece haber pasado totalmente a un segundo plano. Mientras escribo esto, la Rede Globo ha cancelado toda su programación para dar una cobertura especial de las manifestaciones. El presentador del especial informativo insite "una manifestación pacífica", "una imagen muy bonita", "actos de vandalismo totalmente aislados, no representan el conjunto de la manifestación, que fue pacífica".

- En São Paulo las protestas dan lugar en la Avenida Paulista. Allí, se encuentra el edificio de la FIESP (Federação das Industrias do Estado de São Paulo), una de las instituciones más conservadoras y derechistas del país. Pues bien, con motivo de las protestas, el edificio está exhibiendo una bandera de Brasil digital enorme, formada por leds, en señal de apoyo. 

Edificio de la FIESP en la Avenida Paulista // Foto: Rede Brasil atual.

En resumen, el movimiento que empezó hace dos semanas no tiene absolutamente nada que ver con lo que se está produciendo ahora mismo en las calles. El movimiento está siendo instrumentalizado por la derecha. Partidos y medios de comunicación, que ahora dan apoyo a la manifestación cuando hace diez días la criminalizaron, están intentando desideologizar el movimiento, y haciéndolo volverse una crítica principalmente al gobierno, al PT y particularmente contra la presidenta, cuando en origen las manifestaciones estaban lejos de ser eso.

ACTUALIZACIÓN: el MPL se ha desvinculado hoy (21/06) de las protestas, que afirman tienen "aires fascistas".