sábado, 15 de junio de 2013

La subida del precio del transporte

Desde hace 10 días Brasil vive una ola de protestas que se extiende por el país entero. Todo empezó en São Paulo, por una manifestación en contra de la subida del precio del autobús, de los R$ 3 a R$ 3,20 (1,05€ y 1,12€). La manifestación en São Paulo acabó en una batalla campal entre manifestantes y policías. En facebook hay infinidad de vídeos que muestran la desproporción de la respuesta policial, mientras que en la prensa brasileña, en general, justifica la operación y califica a los manifestantes son tratados de "vándalos". De cualquier manera, después de la fuerte represión policial de São Paulo, el movimiento se expandió por todo el país. Ayer mismo hubo una manifestación en Río, donde acudieron más de 10.000 personas, y hoy hemos tenido una en Niterói.

La manifestación de hoy parece que ha contado con 2.000 personas. Según los locales, muchísima gente para la afluencia normal de las protestas en Niterói, que pese a que es una ciudad con 600.000 habitantes no suele tener grandes manifestaciones. En general ha sido muy animada, mucha música y mucha gente joven. Después de todo el recorrido, ya delante del ayuntamiento, se ha escuchado una explosión enorme y he decidido que ya me bastaba de ser reportero de guerra por hoy. La explosión parece que ha sido una bomba moral. Un poco más tarde han cargado contra los manifestantes, usando gas lacrimógeno, más bombas morales, pelotas de goma...

En Niterói, pese a que con menor afluencia que esta, las protestas en contra de los aumentos en el precio del transporte no son una novedad. Mismo el año pasado el precio de las barcas Río-Niterói pasó de 2,80 a 4,5, una subida de un 60% de un día para otro. Esta subida fue especialmente sangrante, puesto que Niterói y Río son prácticamente dos barrios de una misma ciudad, y la única manera comunicarse es en barca, autobús - todavía más caro - o en coche, previo pago del peaje por cruzar el puente Río-Niterói.

De cualquier manera, las protestas ya no sólo tienen a ver con la subida del precio del autobús. Si bien el objetivo primero es evitar la subida y mejorar la calidad general del transporte - que en algunas zonas es realmente malo -, la protesta ya tiene un carácter más global. Prueba de esto, es que una de las consignas más repetidas hoy era da copa eu abro mão, dinheiro pra saude e educação (desisto de la copa, el dinero para salud y educación). Y es que en general los brasileños están muy poco satisfechos con la situación del país, y el aumento del precio del transporte sólo ha sido un revulsivo para salir a la calle y protestar. La inflación, los salarios mínimos ridículos, la corrupción, la desigualdad social o la priorización del gasto público en eventos para o inglês ver (para disfrute de los extranjeros) como la copa, el mundial, o las olimpiadas son sólo algunos de los motivos que han llevado a la gente a salir a la calle.